Esta condición, alcanzada a inicios del mes de febrero, garantiza disponibilidad del recurso hídrico durante el próximo período invernal, por lo cual, ante la sequía histórica que se venía padeciendo, es sumamente importante que se haya revertido dicha tendencia pronosticada, ya que nuestros embalses tienen propósitos múltiples, como provisión de agua para consumo humano, riego, generación de energía hidroeléctrica, uso recreativo, etc. por lo que resulta altamente beneficioso.

Este escenario de embalses con capacidad máxima requiere que, ante eventos de precipitación que ocurren y ocurrieran durante este verano, se lleven a cabo aperturas de los diferentes órganos de evacuación de los diques.

Estas maniobras, que se llevaran a cabo mediante previo aviso a la Dirección de Defensa Civil, traerá como consecuencia un incremento en los niveles y caudales de los ríos que se encuentran aguas abajo de dichos embalses, como por ejemplo Embalse río Tercero, Dique Cruz del Eje, Cuenca de Los Molinos y Lago San Roque.

Por lo tanto, se sugiere a la población de centros urbanos ribereños a estos cursos de agua tomar las medidas de precaución necesarias ante estos eventos, siguiendo las recomendaciones de Defensa Civil de cada localidad ribereña.