Ignacio Martin de 19 años quedó detenido el pasado 4 de febrero. Está imputado por “falsificación y uso de documento público, ejercicio ilegal del arte de curar y de una profesión”. Durante los meses más críticos de la pandemia del coronavirus en 2020,  llegó a tener un alto cargo en el COE de Río Cuarto.

El falso profesional continúa sumando denuncias. El primer caso de mala praxis fue en la capital alterna: un joven de 29 años murió tras recibir su asistencia domiciliaria. Según denunció la familia, Martín no sabía hacer RCP (Reanimación Cardiopulmonar). También lo acusaron de diagnosticarle coronavirus a un hombre cuando en realidad tenía un problema cardíaco

Otra historia lamentable se conoció y el médico trucho del COE vuelve a quedar involucrado. Según contó María Fernández, su mamá de 84 años falleció después de ser atendida por él, quien la canalizó para ponerle suero, la medicó y derivó a una clínica donde finalmente ocurrió del triste desenlace.

La anciana se descompensó cuando estaba velando a su marido. En un primer momento fue atendido por un servicio de emergencia privado. Pero otro familiar solicitó al ayuda del COE de Río Cuarto. Fue en ese momento que llegó Ignacio Martín junto a una enfermera.

“Bajó un maletín, sacó ampollas, y comenzó a darle medicación. Me asusté porque no sé qué le dio“, relató la hija de la víctima a Telediario Digital. “Rompían ampollas y la inyectaban en su brazo. Se le reventaban todas las venas y lo único que le decían era: ‘Perdón señora, no queremos hacerle doler”‘.

El médico trucho decidió derivarla a una clínica privada. Acompañó a la mujer de 84 años en ambulancia y al llegar al centro de salud, le dijo a María Fernández: “Hasta acá llegué, más no puedo hacer”.