La derrota de la fecha pasada contra Atlético de Rafaela en Santiago del Estero caló hondo en el ánimo de los jugadores de Güemes. Sin embargo, esa situación sirvió para que el equipo se mentalizara en dejar atrás la floja actuación en el Madre de Ciudades y volver cuanto antes a la senda de la victoria. Y vaya que surgió efecto. ¿Por qué? Pisó fuerte en Madryn y logró una buena victoria para volver a la cima de la Zona B de la Primera Nacional.

Para quedar en lo más alto en soledad, el Gaucho aprovechó el pésimo andar de Brown (PM) en la temporada, en la que todavía no pudo ganar (4PE y 4PP), y la derrota de Independiente de Mendoza (líder hasta esta fecha) contra Ferro. Clave fue lo hecho durante el primer tiempo, en el que la visita sacó diferencias rápidamente a través de Lucas Algozino y Marcelo Cardozo.

Con el 2-0, Güemes jugó con la desesperación de La Banda, que descontó en el cierre del PT. Ya en el complemento, el local intentó ir por el empate. Aunque las falencias propias le terminaron complicando los planes. Y, el que llegó a buen Puerto fue el Gaucho.