Las cifras muestran que la diferencia de suba de precios de alimentos y salario mínimo fue del 125% y respecto a las jubilaciones del 53%. Mientras que medido en dólar oficial, el salario mínimo se derrumbó 52% y la jubilación mínima un 31%.

Cabe destacar que los cinco productos con más ponderación en la canasta básica, cuatro están por encima del promedio: el aceite que subió 2.832%, la carne 3.152%, la harina 2.584%, el queso cremoso 2.944% y la leche 2.175%.

Por caso, un kilo de pulpa de carne vacuna costaba en 2011 $25,71 y en la actualidad ronda los $836. En tanto que, el kilo de harina se conseguía a $1,96 y hoy cuesta $52,60, y los 900 cc de aceite pasaron de valer $4,82 a $142,20.

Según Vanesa Ruiz del Centro de Almaceneros, el estudio “evidencia que en Argentina todos los alimentos de alta rotación se mueven de manera sincronizada con el ritmo del dólar”.

“Observamos que en Argentina se da sobre un acontecimiento ad hoc e impacta en el consumo y se manifiesta en cómo se ha derrumbado en el salario mínimo vital y móvil y en la jubilación mínima”, advirtió a Cadena 3.