Si bien todavía está lejos de lo que pretende, Ferro dio un paso importante hacia adelante en busca de la regularidad que tanto quiere. Tras algunas dudas en las últimas fechas (llegada con dos derrotas y dos empates), logró dar una muestra de carácter y se llevó tres puntos de oro en su visita a Tandil: le ganó 2-0 a Santamarina y quedó muy cerquita de los puestos de Reducido, su gran objetivo en la temporada.

Sin brillar ni deslumbras, el conjunto de Diego Osella trabajó el partido. Se puso en ventaja por medio de Gabriel Díaz y luego debió sufrir durante el segundo tiempo. Claro, recién pudo definir el encuentro en tiempo de descuento, cuando Germán Rivero estiró la diferencia.

Sí, el Verde va madurando de a poquito.