• José Carlos Cueto
  • BBC News Mundo

Jorge Said reportando desde Kabul.

Fuente de la imagen, Cortesía de Jorge Said

Pie de foto,

El chileno Jorge Said producía reportajes en Kabul cuando cayó la capital.

Sábado 14 de agosto, Kabul, capital de Afganistán. Al periodista chileno Jorge Said, preocupado, le aseguran oficiales de inteligencia que la ciudad no caerá hasta dentro de uno o tres meses.

Pero en menos de 24 horas los talibanes irrumpen en Kabul, el presidente Ashraf Ghani abandona el país, colapsa el gobierno y se desata el miedo.

Ahora Said, de 55 años, planifica contrarreloj su salida.

Escenas de caos y desesperación se repiten en el Aeropuerto Internacional de Kabul ante la avalancha de gente huyendo de Afganistán. Miles de autos saturan las calles.

Muchos afganos temen represalias violentas de los combatientes talibanes, que en cuestión de semanas han tomado el poder aprovechando la retirada de tropas occidentales tras 20 años de operaciones militares.

Suhail Shaheen, portavoz del Talibán, dijo a la BBC que los militantes quieren una “transferencia pacífica del poder” y que no buscarán venganza.

Pero el pánico está sembrado y muchos no se fían.

Said producía reportajes en Kabul cuando cayó la capital. Este lunes habló con BBC Mundo. Este es su testimonio en primera persona.

“No se sabe cómo van a actuar los talibanes”

La situación es muy crítica. Los talibanes entraron hace una hora a mi hotel. Por suerte no vinieron a mi habitación.

Se pensó lo peor, que venían a por los extranjeros.

Pero quienes estuvieron con ellos dicen que fueron muy amables, que no preguntaron por extranjeros, que era lo que más temíamos.

Mi hotel en Kabul es de alta seguridad. Hay tres puntos de control con varios guardias armados, pero cuando llegaron los talibanes, bajaron las armas y los dejaron pasar.

Vino una decena, solamente con un hombre armado.

Dijeron que no quieren asustar.

En la calle hay mucho nerviosismo. No se sabe muy bien cómo van a actuar los talibanes.

La mayoría piensa que están siendo astutos. Que vienen con una rosa diciendo que van a tratar a todo el mundo bien, esta semana, para mostrar a la comunidad internacional que tienen otro tipo de comportamiento de cuando estuvieron en el poder hace décadas y que van a respetar los derechos de las personas.

Pero la gente aquí desconfía por lo que pasó en otras provincias, donde ejecutaron a soldados rendidos y castigaron a mujeres por no llevar burka.

Fuente de la imagen, Cortesía de Jorge Said

“Si nos reconocen el acento, la gente se nos echa encima”

Hay una falta de información total. Ayer estuve en el aeropuerto y hay más de 5.000 o 10.000 personas que están allá sin ningún tipo de facilidades.

Cuando llegué, los militares me avisaron de que los talibanes ya estaban a dos kilómetros del aeropuerto. Fue bastante complicada la vuelta. Caminé 20 kilómetros porque el tráfico paró todo. Durante tres o cuatro horas estuvo bloqueado.

Daba la impresión de que los militares se estaban yendo, que entregaban la ciudad.

Hay mucho terror en las calles. La gente está agresiva. Muchos pelean.

Para los periodistas se ha vuelto muy difícil trabajar. Es casi imposible porque nos reconocen el acento. Si nos reconocen el acento español o inglés, inmediatamente la gente se nos echa encima.

Casi no queda un cajero con dinero. Miles de personas tratan de sacar lo último de los bancos. Ayer grabando se vino una multitud contra mí. Es muy peligroso.

No se sabe quién es talibán y quién no porque los talibanes visten de civiles, como cualquier otro afgano.

“Catástrofe humanitaria”

Hay poca agua y la electricidad se corta cada 15 minutos.

Los campos de refugiados están terribles. La gente está durmiendo en la calle, directamente en el piso, sin frazada o algún tipo de asistencia. Nos contaron que por las noches muchos consumidores de opio bajan a robar.

Es una catástrofe humanitaria y muchos sienten terror por los talibanes gobernando el país. Es una situación de emergencia.

Los refugiados están en mayor peligro porque huyeron de sus provincias y creen que pueden acusarles de escapar o ser colaboradores de fuerzas extranjeras.

Muchos sienten una tristeza absoluta, especialmente las mujeres.

Desde que llegué hace 13 días a Kabul, he trabajado con muchas de ellas: artistas, deportistas de gran nivel. Están aterradas.

Entrevisté a una violinista de 20 años que desde los cuatro estudia violín 14 horas diarias. Si le dicen que no puede seguir practicando un instrumento occidental, ella dice que se tiene que suicidar.

Muchas jóvenes de 20 años crecieron vistiendo ropa occidental por la influencia estadounidense. Es un cambio radical.

Fuente de la imagen, Cortesía de Jorge Said

Pie de foto,

Jorge Said entrevistó a varias mujeres afganas que le aseguraron estar aterrorizadas ante la toma de poder del Talibán.

Afganistán bajo mandato talibán

Los talibanes, o “estudiantes” en la lengua pastún, surgieron a comienzos de la década de 1990 en el norte de Pakistán tras la retirada de Afganistán de las tropas de la URSS. Se cree que su movimiento surgió con financiación de Arabia Saudí en centros de estudios religiosos.

Rápidamente extendieron su influencia y para 1998 ya controlaban más del 90% del territorio afgano e impusieron una estricta visión del islam que les llevaron a prohibir el cine, el teatro y la televisión, y que las niñas mayores de 10 años acudieran a la escuela.

Los cinco años desde 1996 es la única guía que tenemos sobre cómo es Afganistán bajo dominio talibán.

El periodista John Simpson, de la BBC, pasó bastante tiempo en ese período y le pareció “aterrador”.

Dice que la sharía, en sus formas más feroces, se aplicaba en todas partes, con ejecuciones públicas, lapidaciones y latigazos.

“Bandas de justicieros se apostaban en las esquinas, atacando a los hombres que enseñaban los tobillos o llevaban cualquier tipo de ropa occidental. Las mujeres sólo se aventuraban a salir si tenían un permiso por escrito de los hombres y, por supuesto, tenían que llevar la omnipresente burka”, recuerda Simpson.

Ahora, aunque los talibanes prometen no repetir la experiencia de aquellos años, muchos afganos ya notan algunos cambios.

“Hay una especie de odio hacia Estados Unidos”

Varios periodistas están vistiendo con ropa afgana, túnicas, para llamar menos la atención.

Muchas tiendas ya andaban poniendo música religiosa, como una manera de agradar a los talibanes.

Las televisiones han cortado el fútbol y los canales internacionales. Y empiezan a verse pequeños cambios.

Kabul es una ciudad liberal. Ha estado 20 años bajo influencia estadounidense. Mucha gente viste como occidental y ya siente la presión.

Por eso muchos, ahora mismo, sienten una especie de odio hacia Estados Unidos.

Creen que el caos está provocado por la decisión estadounidense de partir de acá de una forma tan caótica y desorganizada.

Las personas comunes de acá no entienden: ¿cuál es el apuro de Joe Biden en sacar a la gente aquí tan rápido después de 20 años?

Es un momento de gran confusión debido a que hay dos tipos de discurso. Uno bastante amable de parte de los talibanes en el sentido de que van a respetar a los civiles y por otro lado mucha gente que se siente amenazada.

Cuando hablamos de amenazas, no son amenazas muy fáciles. Son amenazas de muerte.

Fuente de la imagen, Cortesía de Jorge Said

Pie de foto,

Said afirma que hay miles de afganos en los campos de refugiados y que la situación es de desastre humanitario.

“Me preocupa cómo voy a salir”

Todo cambia muy rápido sobre el terreno. No sabemos lo que está haciendo la embajada estadounidense, en la que me he inscrito para salir.

Nosotros los periodistas estamos muy preocupados por cómo vamos a irnos, aunque no creo que seamos los mayores afectados.

Creo que lo que más ocupa ahora a los talibanes es desarmar a las fuerzas armadas que estaba aquí presentes porque puede haber una guerra civil.

Desde la embajada estadounidense la única respuesta que me han dado es si estoy dispuesto a tomar un avión en cualquier minuto. Tengo todas las maletas listas.

El pasaje, por suerte, no me lo cobrarían hasta llegar a Estados Unidos.

Veinte años de conflicto en Afganistán: ¿qué pasó y cuándo?

Desde el 11 de septiembre hasta los intensos combates en el terreno y ahora la retirada total de las fuerzas dirigidas por Estados Unidos, esto es lo que sucedió.

Al-Qaeda, liderada por Osama Bin Laden en Afganistán, lleva a cabo el mayor ataque terrorista jamás realizado en suelo estadounidense.

El World Trade Centre quedó reducido a escombros.
Pie de foto El World Trade Centre quedó reducido a escombros. Crédito de la imagen Getty

Cuatro aviones comerciales son secuestrados. Dos son estrellados contra el World Trade Center de Nueva York, que colapsa. Uno choca contra el edificio del Pentágono en Washington y otro se estrella en un campo en Pensilvania. Casi 3.000 personas mueren.

Una coalición liderada por Estados Unidos bombardea instalaciones de los talibanes y de al-Qaeda en Afganistán. Los objetivos incluyen Kabul, Kandahar y Jalalabad.

Los talibanes, que tomaron el poder después de una ocupación soviética de una década, a la que siguió una guerra civil, se niegan a entregar a Bin Laden. Se destruyen sus defensas aéreas y su pequeña flota de aviones de combate.

La Alianza del Norte, un grupo de rebeldes anti-talibanes respaldados por fuerzas de la coalición, entra a Kabul cuando el Talibán huye de la ciudad.

Combatientes de la Alianza del Norte respaldados por la coalición entran con tanques a Kabul mientras los talibanes se retiran.
Pie de foto Combatientes de la Alianza del Norte respaldados por la coalición entran con tanques a Kabul mientras los talibanes se retiran. Crédito de la imagen Getty

Para el 13 de noviembre de 2001, todos los talibanes habían huido o habían sido neutralizados. Otras ciudades caen rápidamente.

Después de prolongadas negociaciones en una “loya jirga” o gran asamblea, la nueva constitución afgana se convierte en ley. La constitución allana el camino para las elecciones presidenciales de octubre de 2004.

Hamid Karzai lideró grupos anti-talibanes alrededor de Kandahar antes de convertirse en presidente.
Pie de foto Hamid Karzai lideró grupos anti-talibanes alrededor de Kandahar antes de convertirse en presidente. Crédito de la imagen Getty

Hamid Karzai, líder de la tribu Popalzai Durrani, se convierte en el primer presidente bajo la nueva constitución. Sirve dos mandatos de cinco años como presidente.

Los soldados británicos llegan a la provincia de Helmand, un bastión de los talibanes en el sur del país.

Soldados del Regimiento de Paracaidistas lideran el primer despliegue de Reino Unido en Helmand.
Pie de foto Soldados del Regimiento de Paracaidistas lideran el primer despliegue de Reino Unido en Helmand. Crédito de la imagen Getty

Su misión inicial es apoyar proyectos de reconstrucción, pero rápidamente se ven envueltos en operaciones de combate. Más de 450 soldados británicos pierden la vida en Afganistán en el transcurso del conflicto.

El presidente estadounidense, Barack Obama, aprueba un aumento importante en el número de tropas enviadas a Afganistán. En su apogeo, suman alrededor de 140.000.

Tropas estadounidenses en intensas operaciones de combate en el sur del país.
Pie de foto Tropas estadounidenses en intensas operaciones de combate en el sur del país. Crédito de la imagen Getty

El llamado “refuerzo” se basa en la estrategia de Estados Unidos en Irak, donde las fuerzas estadounidenses se centraron en proteger a la población civil y en matar a los combatientes insurgentes.

Se localiza a Bin Laden en un complejo ubicado a unos 1,5 km de una academia militar paquistaní.
Pie de foto Se localiza a Bin Laden en un complejo ubicado a unos 1,5 km de una academia militar paquistaní. Crédito de la imagen Getty

El líder de al-Qaeda muere en un asalto de los Seals de la Armada de Estados Unidos en un recinto en Abbottabad en Pakistán. El cuerpo de Bin Laden es retirado y enterrado en el mar. La operación pone fin a una cacería de 10 años liderada por la CIA. La confirmación de que Bin Laden había estado viviendo en suelo paquistaní alimenta las acusaciones en EE.UU. de que Pakistán es un aliado poco confiable en la guerra contra el terrorismo.

Muere el fundador de los talibanes, Mullah Mohammed Omar. Su muerte se mantiene en secreto durante más de dos años.

Se cree que el líder talibán sufrió una herida de metralla en el ojo derecho en la década de 1980.
Pie de foto Se cree que el líder talibán sufrió una herida de metralla en el ojo derecho en la década de 1980. Crédito de la imagen EPA

Según la inteligencia afgana, Mullah Omar muere por problemas de salud en un hospital de la ciudad paquistaní de Karachi. Pakistán niega que hubiera estado en el país.

En una ceremonia en Kabul, la OTAN finaliza sus operaciones de combate en Afganistán. Estados Unidos retira miles de soldados. La mayoría de los que permanecen en el país se concentran en entrenar y apoyar a las fuerzas de seguridad afganas.

El Talibán lanza una serie de ataques suicidas, coches bomba y otros asaltos. El edificio del parlamento en Kabul y la ciudad de Kunduz son atacados. Los militantes del Estado Islámico comienzan sus operaciones en Afganistán.

El aeropuerto internacional de Kabul es atacado el 10 de agosto de 2015.
Pie de foto El aeropuerto internacional de Kabul es atacado el 10 de agosto de 2015. Crédito de la imagen Getty

El presidente afgano Ashraf Ghani dice que más de 45.000 miembros de las fuerzas de seguridad de su país han muerto desde que asumió el liderazgo en 2014. La cifra es mucho más alta de lo que se pensaba anteriormente.

Estados Unidos y el Talibán firman un “acuerdo para llevar la paz” a Afganistán, en Doha, Qatar. Los aliados de EE.UU. y la OTAN acuerdan retirar todas las tropas en un plazo de 14 meses si los militantes mantienen el acuerdo.

El acuerdo establece un calendario para la retirada total.
Pie de foto El acuerdo establece un calendario para la retirada total. Crédito de la imagen Getty

La administración Trump acuerda una reducción inicial de sus tropas de 13.000 a 8.600 para julio de 2020, seguida de una retirada total para el 1 de mayo de 2021. El presidente Joe Biden extiende el plazo del retiro hasta el 11 de septiembre de 2021.

El Talibán y grupos militantes aliados, incluida al-Qaeda, comienzan una ofensiva militar contra el gobierno de Afganistán y sus aliados el 1 de mayo de 2021, la misma fecha en que debían retirarse la mayoría de las tropas de Estados Unidos.

El Talibán toma control de 64 distritos del gobierno afgano y el 12 de agosto entra a Kandahar y Herat, la segunda y tercera ciudad más grandes de Afganistán, respectivamente.

Combatientes talibanes parados en un vehículo junto a la carretera en Kandahar.
Pie de foto Combatientes talibanes parados en un vehículo junto a la carretera en Kandahar. Crédito de la imagen Getty

El gobierno colapsa, el presidente Ashraf Ghani huye al extranjero y la capital de Afganistán se sume en el caos.

Kabul es la última gran ciudad de Afganistán que resiste la ofensiva de los talibanes.
Pie de foto Kabul es la última gran ciudad de Afganistán que resiste la ofensiva de los talibanes. Crédito de la imagen Getty

Está previsto que las fuerzas estadounidenses se retiren de Afganistán para el 11 de septiembre de 2021, exactamente 20 años desde los ataques del 11 de septiembre. Hay fuertes indicios de que la retirada puede completarse antes del plazo establecido.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.