Su cuerpo todo espigado y delgado salió exhausto de su Renault Fluence. Levantó los brazos y buscó directamente a su equipo para festejar el mejor día de su vida. Es que no fue un mediodía más para Ignacio Montenegro. El pibe de 17 años, siete meses y nueve días hizo historia en el TC2000 al cruzar la línea de meta en el primer lugar y dejar a Agustín Canapino, último campeón e ídolo suyo, en segundo lugar. Y, encima, la carrera la ganó de punta a punta y con un manejo digno de un piloto que parece súper experimentado.

Ignacio Montenegro recibió el premio al ganador de la carrera. (Mario Quinteros)

Ignacio Montenegro recibió el premio al ganador de la carrera. (Mario Quinteros)

“En Las últimas curvas sentí una adrenalina increíble, pero al fin y al cabo es una vuelta una más. Sin dudas, se trató de una final soñada“, sentenció un sereno Montenegro, casi sin entender el momento que estaba viviendo.

Mirá también

Además, el triunfo en el circuito de San Nicolás quedará para siempre en los registros del TC2000. Después de negársele la victoria hace algunas semanas en Rafaela, donde había liderado durante casi toda la competencia, llegó su momento. Ese que lo convirtió en el segundo ganador más joven en la categoría (Mariano Altuna posee el récord con 17 años, cinco meses y 20 días). Y en Olé te contamos su historia.

Los dos jóvenes pilotos Jorge Barrios (izq) e Ignacio Montenegro en el podio de San Nicolas. (Mario Quinteros)

Los dos jóvenes pilotos Jorge Barrios (izq) e Ignacio Montenegro en el podio de San Nicolas. (Mario Quinteros)

Nacho, como le gusta que lo llamen, nació en noviembre de 2004 y se contagió el gusto por los fierros gracias a sus vecinos de Rada Tilly, en Chubut. Y si bien sus padres en un principio se resistían a que compitiera de tan joven, las ganas y la ilusión de Montenegro terminaron prevaleciendo. Fue entonces que a los siete años empezó con los kartings y, desde entonces, no se despegó de los autos.

Mirá también

Así, el recorrido siguió con los campamentos zonales, el campeonato argentino, el karting internacional y el TC2000 Series hasta llegar al primer gran objetivo: el TC 2000. A los 16 debutó en calidad de invitado y ahora ya es uno de los atractivos de la categoría. Todos quieren verlo correr. Su desfachatez al volante y sus ganas de acelerar a fondo lo vuelven un atractivo para los fanáticos.

Más allá de que no fue sencillo supo que una de las claves para seguir con su exponencial crecimiento era apostar a más. A dar un paso adelante, aunque eso significó asumir riesgos. En consecuencia, salió de su zona de confort y fue a probar suerte a Europa, en plena pandemia del coronavirus. Allá, por mediados de 2020, estuvo algunos meses entrenando con el equipo MP Motorsport, hecho que consideró como “un aprendizaje”, según contó en una charla con Carburando.

Mirá también

Y más allá de que pegó la vuelta y de que sus referentes internacionales son Fernando Alonso y Max Verstappen, dos pilotos de Fórmula 1, confesó que le encantaría volver porque su sueño es correr en el WTCR.

Ignacio Montenegro logró el triunfo en la final del TC2000. (Foto: TC2000)

Ignacio Montenegro logró el triunfo en la final del TC2000. (Foto: TC2000)

Mientras sigue deslumbrando a propios y a extraños, Montenegro continúa con su vida: sigue yendo al colegio secundario (se recibiría a fin de año), donde reniega con las clases de matemática. Asimismo, ya no vive en Chubut, sino que comparte su día a día con sus hermanos Martina y Emiliano en un departamento de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Y hace algunos meses recién logró sacar el registro para conducir en la calle.

A pesar de que aún tiene mucho camino por recorrer, varios conocedores del automovilismo nacional ya lo catalogan como una de las grandes promesas locales. Y hasta lo proponen para ser un aspirante a soñar con pelear un butaca en las competencias más importantes del deporte. Sin embargo, Montenegro, por ahora, prefiere ir paso a paso.

Mirá también

Un divertido ping pong que Carburando le hizo a Montenegro