Tenía enfrente un recital muy difícil y complejo. Pero los grandes escenarios no lo intimidaron en ningún momento. Él, el frontman futbolístico de Almirante Brown, se hizo cargo del rol que cumple dentro del plantel y convirtió un golazo para conseguir el 1-0 contra Belgrano. Pomelo Vera le puso rock and gol a todo Isidro Casanova.

Los dos continuaron con la misma tónica que venían arrastrando en las últimas fechas. Por un lado, La Fragata sigue levantando su nivel desde la llegada de Fabián Nardozza al banco de suplentes. Por el otro, el Pirata profundizó aún más la crisis que se encuentra (acumula 2PE y 3PP) atravesando luego del arranque arrollador que había tenido (tres victorias en la misma cantidad de partidos).

El local fue mucho más desde el inicio del encuentro. Consciente de que todavía se está adaptando a la categoría tras el último ascenso conseguido, el equipo salió decidido a no regalarle nada a un rival que, si bien no está en su mejor momento, cuenta con mucha jerarquía. Con los dientes y un plan bien clarito, apostó a sacarle provecho a la espalda de Emiliano Romero y Santiago Longo a través de la movilidad de Santiago Vera, el hombre más desequilibrante durante el primer tiempo.

Almirante inquietó en varias oportunidades por medio de remates desde afuera del área. Lo hizo con Rodrigo Vélez y con Milton Ramos. Y de tanto buscar, halló la apertura del marcador con Pomelo Vera. El chiquitín peleó, luchó y le ganó a un gigante como Nahuel Tecilla para sacar un bombazo desde más de 30 metros para sorprender a Strumia.

En el complemento, el Mirasol se relajó y el Celeste mejoró un poquito luego del ingreso de los pibes del club. Sin embargo, le faltó puntería en la definición.

La Fragata sube…