Costó. Sufrió. Tuvo que trabajar muchísimo para conseguirlo. Después de tres partidos (un empate y dos derrotas), Almagro volvió a la victoria: le ganó de manera agónica a Defensores de Belgrano y se metió otra vez en la pelea de la Zona B. En el regreso del público a José Ingenieros, el equipo de Walter Perazzo les regaló un triunfazo a sus hinchas. Aplausos…

A los 45’ del complemento, el Tricolor y el Dragón igualaban 0-0. En un duelo con pocas acciones de peligro y con un marcador que parecía inalterable, al local se le prendió la lamparita en los últimos instantes: fue efectivo y golpeó en dos oportunidades para sellar un 2-0 inesperado.

El desequilibrio llegó desde el banco. Tras no hallar respuestas, el entrenador apeló a las modificaciones para romper con la modorra. Y vaya que lo logró. Primero, Juan Da Rosa empujó un centro perfecto para abrir el resultado y, pocos minutos más tarde, Gonzalo Giménez armó una jugada personal para estirar la diferencia, luego de que Defe haya quedado mal parado en un tiro de esquina.

Así, los del Bajo Núñez estiraron su mal momento y quedaron lejos del Reducido. Ya llevan cuatro encuentros sin ganar (dos empates y misma cantidad de caídas). A mejorar.