En el discurso de una hora y media que pronunció ante la Asamblea Legislativa para dar inicio a un nuevo período de sesiones ordinarias del Congreso nacional, el mandatario repasó las acciones y los próximos desafíos de su administración: «Debemos dejar de lado el desaliento que atrapa a algunos. Yo los escucho. Recorro el país y hablo con ustedes. Y veo cómo estamos volviendo a ponernos de pie», señaló.

Su mensaje ante la Asamblea Legislativa se inició unos minutos antes del mediodía y, en primer lugar, el Presidente hizo referencia a la situación en Ucrania al condenar la «invasión» de la Federación Rusa, tras lo cual pidió un minuto de silencio por las víctimas, así como por los muertos que dejó la pandemia de coronavirus.

la economía tuvo el capítulo más extenso y central del discurso del Jefe de Estado, brindando allí algunos detalles sobre el tratamiento de la deuda externa con acreedores privados, las negociaciones con el Fondo Monetario, anunciando una ampliación del Swap con China y repasando cifras de empleo e inversión.

Cuando el Presidente anunció que lo acordado con el FMI no releva al Poder Judicial en su obligación de determinar «quiénes fueron los responsables de tanto desatino», una parte de la bancada de Juntos por el Cambio se retiró a los gritos del recinto.

Acuerdo. Sobre el nuevo acuerdo, al que calificó de «entendimiento inusual», Fernández aseguró que «no acumulará nueva deuda a la ya tomada por el Gobierno anterior», sino que es una refinanciación.

«Se usará dinero del propio FMI que empezará a pagarse dentro de 4 años y medio. Podremos utilizar ese tiempo para que semejante carga de deuda no detenga el crecimiento. El acuerdo no resuelve el problema de la deuda externa, pero da un paso importante en esa dirección», agregó.

Subsidios. El presidente afirmó que la segmentación de los subsidios busca «lograr niveles de tarifas razonables, con justicia y equidad distributiva» para los servicios públicos, al hablar ante la Asamblea Legislativa en la apertura del período 140° de sesiones ordinarias del Congreso nacional.

Tras remarcar que «en Argentina se acabaron los tarifazos», el Presidente explicó: «Vamos a segmentar los subsidios para lograr niveles de tarifas razonables, con justicia y equidad distributiva para los servicios públicos de gas y electricidad». Por eso, precisó, «en principio, apuntamos a que el 10% de mayor capacidad económica deje de ser beneficiario de subsidios«.

Fernández también señaló que «avanzaremos en convertir los planes sociales en empleo formal recurriendo a la formación en oficios, capacitación y fomento de la terminalidad educativa”. Y subrayó que «no habrá una reforma previsional. La edad jubilatoria no será alterada”.