“Una serie de reformas profundas que vayan más allá de equilibrar las cuentas públicas”. Esa es la base del plan que está pensando Carlos Melconian para desarrollar junto al Ieral de Fundación Mediterránea, pero que cuenta con un fuerte condimento político: según medios nacionales, el economista viene manteniendo reuniones desde hace semanas con Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de gobierno porteño, quien lo tendría como el más firme candidato a convertirse en su ministro de Economía en un eventual gobierno de Juntos por el Cambio en el 2023 que encabece el propio Larreta.

Como es previsible, desde la Mediterránea le bajan el tono a la cuestión política y algunos de sus socios dejan trascender que el “Plan Melconian” estará disponible para que todas las fuerzas políticas accedan a él. De todas formas, el círculo rojo empresario (entre los que se encuentran muchos de los principales hombres de negocio del país) hace rato que viene apostando a figuras de la oposición para que sean gobierno en el 2023, más específicamente de Juntos por el Cambio.

Este gobierno hizo todo mal en materia económica. Nunca tuvieron un plan porque no quieren, gobiernan de otra forma. El acuerdo con el FMI va a salir con fórceps, con el Frente de Todos dividido y con la posibilidad de que el año que viene un integrante de La Cámpora sea candidato a presidente”, le dijo un empresario a este medio.

El desembarco de Melconian en la FM dejó algunas heridas que aún no terminaron de cicatrizar. “Mingo (Domingo Cavallo) fue importante al ‘mediar’ e inclusive colaboró con declaraciones públicas donde apoyó al actual equipo económico del Ieral, pidiendo que todos debían continuar y trabajar junto a Melconian, ya que aportan una mirada federal que será clave en el armado del plan”, añade el empresario.

La mayoría de los consultados señalaron que “todavía no se sabe mucho del plan, pero hay que dejar en claro de entrada que para armar un plan hay que estar en el poder. De lo contrario, no sirve y son sólo ideas. No se trata de hacer un libro para que quede tirado ahí y nadie haga nada”, dijo uno de los empresarios de más peso en la FM.

Lo más importante tal vez radique (y aquí la coincidencia es casi unánime) en que el plan no tiene que ser “gradualista”. “Todo lo contrario: hace falta una política de shock. Macri perdió las elecciones de 2019, en parte, porque aplicó medidas muy graduales cuando se necesitaba otra cosa”, acota otro empresario que, como la mayoría, elige el off para reflejar la foto del momento.

Córdoba como epicentro

El objetivo inicial de “colaborar” con el próximo gobierno partió de varias entidades y universidades de Córdoba con la mira puesta en 2023. Además de la Mediterránea y la Bolsa, también participan Idesa, Siglo 21 y el Icda de la Universidad Católica.

Desde algunas de esas entidades dejaron trascender que no se trata del “Plan Melconian”. “Somos varios los que estamos trabajando en la elaboración de ideas que pueden terminar en un plan para gobierno que venga. Pero se trata de un trabajo en equipo”, señala un empresario ligado a la Bolsa de Comercio.

Justamente la entidad que preside Manuel Tagle metió un volantazo hace tres semanas cuando designó al expresidente del Banco Central, Guido Sandleris, como asesor de Asuntos Estratégicos de su Instituto de Investigaciones Económicas (IIE).

La incorporación de Sandleris al Instituto es un paso muy importante para que nuestra institución consolide su aporte federal a la sociedad, difundiendo sus ideas con solvencia y logrando trascendencia a nivel nacional. Esta misión resulta vital en el proceso que atraviesa el país de cara a las elecciones del 2023, que serán claves para corregir los desequilibrios macroeconómicos y consolidar el rumbo sobre la base de la libertad, la integración al mundo y el funcionamiento pleno de los mercados, logrando revertir el proceso de decadencia y frustración que desde hace tiempo argentina sufre”, señaló la entidad en un comunicado al dar a conocer la designación de Sandleris.