Carlos Passeggi Trabaj los videos de nueve de las 15 obras
Carlos Passeggi: “Trabajé los videos de nueve de las 15 obras”

El compositor y percusionista Carlos Passeggi, integrante del cuarteto de música popular Tengo pal truco, que mañana se presentará en el Centro Cultural Kirchner (CCK) dentro del ciclo Música Argentina para el Mundo, considera que su reciente tercer álbum solista “TocaRuidos” donde mistura las músicas electrónica y contemporánea, le permite “andar por terrenos donde más curioso y cómodo me siento”.

“A la hora de pensar en un repertorio bien personal, que me identifique y que me interese desarrollar y presentar en vivo, apareció ese espacio a transitar desde la percusión”, afirma Passeggi en charla con Télam.

El artista y docente egresado del Instituto Superior de Música de la Universidad Nacional del Litoral y del conservatorio Manuel de Falla, tiene buena parte de su obra (más de 40 composiciones y sus dos anteriores álbumes: “Different Paths”, de 2004, y “Touched-Tocado”, de 2011) publicada por la editorial holandesa Dutch Music Partners.

Gracias a esa vidriera internacional, muchas de ellas fueron interpretadas por solistas o ensambles de percusión de Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, Alemania, España, Portugal, Bélgica, Holanda, Polonia y Rusia.

Pero, además, Passeggi toca en los proyectos Psycho, Río, Dúo Trillini- Passeggi, Kurupíes Dúo y Tengo pal truco, agrupación que comparte con Damián Balarino (piano), Luis Hopúa (teclados y acordeón) y Gonzalo Villalba (bandoneón, guitarra, bajo y voz) y que mañana desde las 19 compartirá un concierto gratuito en la Sala Argentina del CCK donde también actuará el guitarrista Gustavo Dotas.

“La percusión es un mundo infinito, hay muchos roles distintos en muchas músicas diferentes, hay instrumentos de percusión asombrosos con técnicas exquisitas en algunos casos muy difíciles a los que sus intérpretes dedican la vida para aprenderlos, desarrollarlos e ir más allá.”Carlos Passeggi

En “TocaRuidos”, un proyecto con apoyo del Fondo Nacional de las Artes, reunió obra propia y aportes como “Tintinea voz” (poema anónimo folclórico de Estonia “Hellise, hellise, haali”), “Acuosa” (sobre el texto y voz de Julio Cortázar en “El aplastamiento de las gotas”) y “Perdido he’ i andado”, baguala anónima recopilada por Leda Valladares, además de las participaciones de Gonzalo Villalba en bandoneón y Tupac Peralta y Piret Eesmaa en recitado.

Télam: ¿Cómo aparece tu necesidad de darle forma a “TocaRuidos”?

Carlos Passeggi: El “TocaRuidos” iba a ser, originariamente, un espectáculo que había pensado para tocar mis composiciones para un percusionista solo, utilizando muchos sets diferentes de percusión, acústica, electrónica, voces y proyecciones de video en sincro. Presenté el proyecto al Fondo Nacional de las Artes para poder concretarlo y obtuve una beca creación para presentarlo en 2020, pero con la pandemia volví a componer y seguí componiendo, y trabajé los videos de nueve de las 15 obras (9 composiciones del disco tienen videos para la interpretación en vivo) y decidí apuntar al disco y postergar el espectáculo que ahora parece podré hacer en junio.

T: ¿Cómo sentís que dialoga “TocaRuidos” con tus dos discos anteriores?

CP: Hay una característica muy diferente y es que estas composiciones están hchas para que yo las toque o, en todo caso, para que las toque un solo percusionista y no grandes grupos. Creo que en ese sentido es el disco más “mio” que he hecho. Ya he compuesto otras obras que partieron de la misma consigna, composiciones para tocar yo, de hecho la obra más tocada de mis composiciones, que la tocan muchos percusionistas en el mundo es para un tambor solista y electrónica, es decir, para mi grata sorpresa, algo que pensé “para mi” después produce mucho interés en los demás y en particular en otros colegas.

T: ¿Cuál es para vos el rol de la percusión en la escena musical y cuál debiera ser?

CP: La percusión es un mundo infinito, hay muchos roles distintos en muchas músicas diferentes, hay instrumentos de percusión asombrosos con técnicas exquisitas en algunos casos muy difíciles a los que sus intérpretes dedican la vida para aprenderlos, desarrollarlos e ir más allá. Con la percusión orquestal, las percusiones folclóricas y las nuevas tecnologías no alcanzan mil vidas para dejar de sorprenderse. Por eso me aburre un poco ver y escuchar las mismas cosas mil veces igual y que de todo ese gran universo se valore o se pueda ver tan poco.