Las restricciones de movilidad por Covid19 cada vez son menos y los viajes de negocios se han reactivado de manera exponencial. Según la Asociación Global de Viajes de Negocios (GBTA) se espera que los viajes corporativos se recuperen considerablemente este año y regresen a su pico anterior a la pandemia para 2024.

Pero este tipo de viajes han experimentado cambios notorios; se volvieron viajes: responsables, sostenibles y seguros. Y esto es algo que las empresas deben contemplar a la hora de organizar viajes con sus colaboradores.

Se deben garantizar todas las condiciones para que las personas que viajan estén protegidas y seguras durante sus actividades laborales. Todas aquellas situaciones o eventos no deseados, pueden representar un alto impacto en los costos de los empleados o directamente en el negocio de la empresa.

“La contratación de un seguro de viaje de negocios es una inversión y no un gasto para las empresas, como muchas personas creen. Este tipo de pólizas protegen a las empresas de posibles impactos económicos, y garantiza la cobertura de emergencia a sus colaboradores, dándoles tranquilidad a la hora de viajar. Es mejor tener un seguro de viajes y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo.”, comenta Adriano Muñiz, gerente comercial de Latin Assistance, compañía especializada en asistencia en viajes internacionales.

“El mercado hoy permite atender y cubrir situaciones específicas de manera efectiva a los empleados las 24 horas del día mientras dure su actividad laboral”, agrega el ejecutivo.

En base a la dinámica de su negocio y el tipo de contrataciones, Latin Assistance identifica 5 tendencias en viajes de negocios en esta etapa de reactivación:

1-    Viajes comerciales: suelen hacerse dos veces al año, ya que son más costosos, debido a que el recurso humano que está implicado en el viaje es mucho mayor a cualquier otro tipo de viaje y demandan una estadía más extensa.

2-    Viajes ejecutivos:  los hacen los altos ejecutivos, los CEO de la empresa, o los gerentes comerciales, con el fin de fortalecer y establecer relaciones bilaterales con empresas del mismo rubro. Suelen ser muy ajustados de días y sólo viajan unas pocas personas que representan a las empresas.

3-    Eventos, congresos o ferias: son viajes más esperados y planificados por los trabajadores de la compañía, ya que son los que dan la posibilidad de interactuar en otro ámbito con los actores de un mismo sector.

4-    Viajes técnicos: pueden ser de forma individual, por ciertos departamentos o incorporar a todos los integrantes de la organización, con el objetivo de hacer una auditoría o control del funcionamiento de oficinas que dependen de la sede principal de la empresa.

5-    Viajes de formación: tienen el objetivo de que los empleados de la empresa, obtengan algún tipo de formación académica, para un mejor desempeño en su función y ampliar sus conocimientos.

“Para la compañía ésta reactivación de los viajes de negocios y la nueva forma de viajar representa una tremenda oportunidad. Nos permite descubrir nuevas formas de trabajo, tener la posibilidad de establecer alianzas con otras empresas, ampliar nuestras relaciones comerciales en el exterior, incrementar nuestra cartera de clientes y fomentar la innovación de productos, bienes y servicios”, agrega Muñiz.

¿Qué no puede faltar en un seguro de viaje?

A la hora de contratar un seguro para este tipo de viajes no se puede dejar de contemplar las siguientes coberturas

–       Objetos tecnológicos

–       Pérdida de equipaje

–       Demora en la entrega del equipaje

–       Traslado y gastos de hotel para la familia por hospitalización

–       Responsabilidad Civil

–       Seguro de invalidez total y permanente