Con el plan del congelamiento de precios en marcha, el Gobierno endureció los controles y presión sobre las empresas, al tiempo que no descarta clausuras a quienes violen la resolución dispuesta sobre más de 1.430 productos.

Intendentes oficialistas enviaron a militantes a vigilar precios a las cadenas de supermercados, en medio de la tensión cambiaria e inflacionaria.

Politica Entrevista

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, fue el encargado de anticipar clausuras “con aquellos que no cumplen”.

En una entrevista radial el funcionario adelantó que “en el Gran Buenos Aires hubo un fuerte control de parte de los intendentes y este lunes vamos a intervenir puntualmente en aquellos que incumplieron”.

La Cámpora emitió un comunicado en defensa del congelamiento y responsabilizó a “tres o cuatro vivos” por la inflación.

Dice así: “Por primera vez en 5 años, en Argentina el pueblo se merece unas fiestas con reencuentro y alegría. Para eso, la recuperación económica tiene que ser para todas y todos, no para tres o cuatro vivos”, aseguró la agrupación creada por Máximo Kirchner. Desestimó que la suba generalizada de precios sea por “la maquinita” (emisión monetaria) y apuntó a los “sectores oligopólicos”.

En su entrevista con Radio 10, Feletti informó que los números parciales del fin de semana proporcionados por la Defensoría del Pueblo, muestran “un retroceso en los precios”.