El piloto de McLaren Daniel Ricciardo no tuvo el mejor comienzo en el gran premio de Mónaco de este fin de semana. El australiano no pudo completar las segundas pruebas libres, debido a una colisión en la variante de Piscine que lo dejo afuera. De esta manera, su novela con el equipo inglés, que no está del todo conforme con su rendimiento, sumó un nuevo capítulo, a horas de una nueva carrera de la Formula 1.

Tras haber marcado un buen desempeño en la primera prueba del viernes, en la que llegó séptimo con un tiempo de 1.15:157 (a 0.626 segundos de Leclerc), el auto del australiano impactó contra la barrera de contención, producto de la suciedad en la pista. En consecuencia, destrozó todo el tren delantero izquierdo y provocó la bandera roja. Ahora, la incógnita pasa por saber si Riccardo llegará en óptimas condiciones a la qualy, dado que una charla con sus ingenieros llevó preocupación.

Mirá también

El enojo de Ricciardo

Luego del fuerte choque, los ingenieros del equipo inglés se comunicaron con el piloto para indagar por la situación, pero la pregunta enojó a Daniel. “¿Está bien el auto?”, fueron las palabras de su equipo, a lo que Ricciardo respondió con cierto enojo: “Yo estoy bien, gracias”. Finalmente, el ingeniero del equipo expresó por la radio su tranquilidad y dijo “estoy muy contento de que estés bien, el coche ya lo arreglaremos“.

Mirá también

Superada esta situación, el expiloto de Renault comentó su visión: “La primera sesión de entrenamientos fue muy positiva y tuvimos un buen ritmo. La segunda, sin embargo, no duró mucho, queríamos llevar el coche al límite probando algunos aspectos de la puesta a punto”.

Daniel Ricciardo en la previa de los entrenamientos en Mónaco.

Daniel Ricciardo en la previa de los entrenamientos en Mónaco.

El australiano también explicó las claves del incidente: “Probablemente nos excedimos al final y por eso perdí el control. Intenté hacer todo lo posible para recuperarlo, pero la pista es realmente despiadada y no te deja salida”. “Sabemos dónde nos equivocamos y mañana arreglaremos todo. Obviamente será una larga noche, pero no dejaremos que eso nos afecte”, dijo Ricciardo.

Mirá también

Para la suerte de McLaren, Lando Norris estuvo más firme en las prácticas y logró salvar lo que parecía un inicio de gran premio muy gris para los ingleses. El piloto británico finalizó en la quinta posición en ambas pruebas, con un tiempo de 1.15.056 en el segundo entrenamiento, por detrás de las parejas de Red Bull y Mercedes.

Las polémicas con McLaren

En los últimos días, luego del Gran Premio de España, el director ejecutivo de McLaren, Zak Brown, había tenido fuertes declaraciones sobre el piloto australiano. “Exceptuando Monza y algunas otras carreras, no ha cumplido con las expectativas”, afirmó. En ese sentido, la butaca de Ricciardo podría peligro en la escudería.

Mirá también

Brown también compartió que el rendimiento del australiano está siendo observado y, pese a que su contrato inicialmente era por dos años con el equipo (hasta 2023), comenzarían a negociar para que abandone la escudería. “Daniel tiene dificultades para conseguir las prestaciones que nos gustaría tuviera”, comentó el magnate californiano.

Zak Brown, la cabeza ejecutiva de la escudería McLaren.

Zak Brown, la cabeza ejecutiva de la escudería McLaren.

Ricciardo está convencido de que se recuperará y por ello trabajan muy duro con el equipo. “Los comentarios no me afectan porque mi piel es bronceada, bella y también dura. Tengo muy claro que no deseo pelearme por la décima o duodécima posición. Estoy convencido de que puedo estar más arriba y llegar al grupo de arriba de la grilla”, ha dicho Daniel, luego de las palabras del director ejecutivo.

Mirá también